catarsis embrace your fears

How to grow the fuck up: La magia no tan mágica de vivir sola.

19:59Missbbleu

Cuando empece a soñar siquiera con el momento en el cual yo viviera sola nunca me imaginé que fuera como lo viví. Especialmente para mi, una persona que siempre negó el hecho de extrañar a sus padres o familiares una vez fuera de casa y que mantuvo esa posición de “ni loca voy a extrañar” cuando partiera del hogar. Pero la verdad ha sido otra y nunca esta demás darles pequeños spoilers de lo que realmente es mudarse solo a un lugar nuevo con cosas nuevas, gente nueva y en donde tu cama no se siente tuya hasta que resetees tu mente y finalmente comprendas que esta sera tu vida de ahora en adelante. Y así lo he vivido yo, que me mude a una hora de distancia de todos mis familiares y amigos.

La posta.

Vivir solo o acompañado de un roomate no es todo color de rosa. Se los adelanto a todos aquellos quinceañeros que piensan que es todo acerca de reuniones con amigos y fiestas en casa hasta tarde donde el alcohol y la música fuerte no faltan. En mi caso no ha sido tal (y aunque fuera probable) no duraría mucho ya que mis horarios no me permiten estar de fiesta mucho rato. Por que si, aunque no quieran mis amores van a tener que ganarse el pan de alguna forma y va a llegar un momento en que sus padres no van a ser una fuente de dinero sin fin, las cuentas deben pagarse y siempre algún que otro gustito te vas a querer dar. Y como dicen los padres “la plata no nace en los arboles” o la infaltable “¿vos te crees que yo cago plata?” son tal cual cuando empezamos a ver los precios de las góndolas al ir de compras.

 ¿Que es eso? ¿se come?

No pensé que ir al supermercado sola fuera toda una travesía, pero vaya que lo fue. Que que marca es mejor, que cual de esos fiambres es el mas pasable y a la vez que no te arranquen la cabeza con los precios. Y que tal esas hamburguesas baratas… no, mejor llevo de las mejorcitas no vaya a ser que me agarre una enfermedad rara y me muera. ¿Te imaginas morirte por haber comprado una hamburguesa barata? Yo no quiero ver eso en mi acta de defunción.

De Maru Botana no tengo un pelo.

Ni se hable a la hora de cocinar. ¡Mamma mia! Hablemos de freír cosas estando a 50 metros de la cocina para que no te salte todo el aceite caliente. Y de controlar setenta veces esos fideos porque no sabes si están hechos o no. ¿Hacer arroz para 70 personas en vez de para vos solo? Soy experta.  Y sin dudar de esa leche que no compraste cuando te quedaba poco y luego cuando te quisiste preparar un te con leche estando en pijama ya no te quedaba mas es un clásico. Esos detalles que sin duda van a pasar y seran toda una experiencia hasta que aprenda que una taza de arroz es mas que suficiente para mi sola y que tengo que aprender a manejar mi fobia y a tirar las papas fritas congeladas sin miedo al aceite caliente son cosas con las que tengo que vivir la vida entera.

Limpiar es para la gente con tiempo.

La cama se tiende solo si es enteramente necesario y sentís que no podes dormir en ese chiquero, de otra forma simplemente se estiran un poquito las sabanas y estamos. La ropa si debe estar ordenada, aunque dos por tres parezca que tenes una montaña de ropa que trasladas de un lado a otro hasta que pones música, la acomodas mientras moves el cuerpo al compás y te preguntas de por que no lo hiciste antes. A veces mi terapia es la limpieza, pero eso va en cada uno.

Extrañitis aguda.

Pero volvamos al primer punto. Cuando se hace difícil es cuando queres tomar mate con tu mamá y no podes, cuando queres ir al cumple de una de tus amigas y se te complican los horarios del laburo. Cuando no tenes ganas de cocinarte pero sabes que tenes que comer y terminas en las clásicas “Rapiditas”de Bimbo rellenas de lo primero que tengas a mano. Cuando viste una propaganda de una peli que queres ver en la tele pero seguro no te dan los tiempos. Ahí, es cuando caes en la cuenta de que no todo es como antes y de que tu mama no te va a esperar con el mate pronto, ni tu abuela va a estar ahí para cocinarte eso que mas te gusta, ni vas a podes compartir con tus amigas una tarde llena de risas, ni va a estar ahí tu viejo o tu abuelo acompañándote a ver esa peli que queres ver a la noche tomando algo rico. Sino que sos vos, vos SOLO, vos y nadie mas. Mientras escribo esto se me caen un par de lagrimas sabiendo que hoy estoy con mi familia por mi día libre en el trabajo y mañana seguramente llegue a casa y sienta ese silencio de no tener con quien conversar de cosas idiotas como por ejemplo esa canción que se te pego cuando estabas en la fila del super o esa comida rica que queres comer y no has podido hacer. Y mientras a muchos les encanta la sensación de estar en casa, yo siendo fanática del estar sola tengo que admitir que no me estoy llevando bien con la soledad que el vivir sola me esta ofreciendo.
Dentro de todo lo manejo bastante bien, tengo Skype, Whatsapp y una llamada de distancia a todo con el que quiera entablar una conversación en esos momentos en los que siento que se me hace un nudo en la garganta y quiero volver a casa. Pero también soy consciente de lo mucho que estoy creciendo y que jamas me imagine que podía ser tan fuerte en ciertos momentos en donde pienso en rendirme y no lo hago, levanto la cabeza y me seco las lagrimas sabiendo que estoy haciendo que mi familia se sienta orgullosa de mi y de lo que he logrado.

Todavía me falta darme cuenta a mi misma de hasta a donde he llegado. Y es lo que mas cuesta porque aun en una nueva ciudad, con un nuevo trabajo, nuevo estrés, nueva casa y nueva gente, no he podido darme el lujo de sentarme, mirar atrás, sonreír y brindar por mi misma y todo lo que me falta por vivir. Pero ya llegara el día, espero.

Tal vez esto se vuelva una pequeña serie de posts acerca de trabajo, amor, soledad y nuevas experiencias que me van a ayudar a hacer catarsis y a que alguno de ustedes lo encuentre minimamente útil o siquiera gracioso de leer mientras yo lloro en posición fetal por mi vida.


You Might Also Like

1 comentarios

  1. Todavía no tuve la oportunidad de vivir solo -no tengo apuro tampoco-, pero sí tengo amigos y amigas que viven solos en mi ciudad, porque vinieron de lugares distantes a estudiar, y al pasar tiempo con ellos, al visitarlos, al charlar, puedo sentir un poco -y seguramente solo un poco- de lo que es vivir solo, y de toda la enorme cantidad de cosas que eso conlleva, todas esas que vos nombrabas acá. Acaso la más difícil de todas, pienso, es la falta de un abrazo y un '¿cómo estuvo el día?' cuando llegás hiper agotado después de un día de trabajo y facultad. Esa sensación de que estás cerca pero a la vez estás a kilómetros de distancia, esos kilómetros que se miden con con corazón, no con una regla. Y ahí es cuando te ponés a pensar en si eso es realmente lo que querés. Yo -como te decía- nunca viví solo todavía, pero siempre pienso en eso, en que algún día, quizás en uno o dos años, me vaya de casa, y pienso en cómo sería, en que literalmente no se cocinar ni un plato de fideos -y bromeo con mi hermana y le digo que cuando me mude solo va a venir a cocinarme, ella se rie-. Es difícil, si, pero si estar solo te permite progresar, crecer, hacer tu vida -hacerla-, bienvenido sea. Muchas veces -como decías- es muy difícil para uno ver hasta dónde llegó hoy, todo lo que a la fecha logró, es difícil auto aplaudirse un poquito, palmearse la espalda y decirse a uno mismo 'te felicito, vas bien'. Cuesta mucho, pero es necesario ser capaz de hacerlo, para equilibrar un poco la cosa y que vivir solo sea más llevadero, sabiendo que es algo que muchas veces es necesario, pero que tiene su recompensa.

    Muy lindo texto, un placer leerte. Te mando un abrazo.

    ResponderEliminar

Formulario de contacto